Saltear al contenido principal

Juntos podemos hacer tanto.

Sabíamos que venía el huracán María. Preparamos para su llegada. En previsión, tiendas tenían una multitud de personas abastionándose con alimentos, agua, baterías, suministros de primeros auxilios - todo lo necesario para sobrevivir durante un tiempo para el evento que sucediera un desastre. Y el desastre se llevó a cabo. Resulta que nadie estuvo preparado para las secuelas, la devastación completa como el resultado del huracán María.

El huracán golpeó fuerte y rápidamente en medio de la noche. La lluvia cayó e instantáneamente comenzó a filtrarse por las ventanas y ha acumularse en los pisos. Vientos azotó entre edificios; produjo sonidos extraños que sólo se escuchan en películas de terror. No mucho después que los vientos y lluvia aterrizó, la isla se quedó sin energía eléctrica ni agua. Poco sabíamos que la falta de energía eléctrica y agua se convertiría en la nueva normalidad.

A la vez que pasó el huracán María hubo una calma que se asentó sobre todo y el sol incluso salió por un rato. Estábamos todos aliviados de que María se había ido pero lo que se llevó con ella – nuestra hermosa vegetación, nuestro poder, nuestra agua, nuestros medios de comunicación – y lo que dejó atrás – inundaciones, la destrucción de viviendas, deslizamientos de la tierra, tristeza y un sentido completo de incertidumbre – nunca se borrará.

La única manera de describir a Puerto Rico después de María – anteriormente un lugar vibrante y hermoso – es apocalíptica. Caminando afuera, viendo el daño que dejó María incluyendo las miradas sin esperanza en los rostros de las personas fue realmente la por parte. Pero, tan grave como parecía la situación, la gente inmediatamente comenzó los esfuerzos para eliminar los residuos y limpiar las calles más cercanas a ellos. Tomará meses, en muchos casos años, a reconstruir a Puerto Rico completamente. Hay tantas personas necesitadas y tanto que necesita reparación. Si tienes los medios, por favor considere una donación para ayudar a regresar a Puerto Rico a su estado original: ¡vibrante y hermoso! Se le apreciaría.

COMUNIDAD

Nosotros somos quienes quieran unirse a este movimiento, ser voluntario y contribuir en ayudar a Puerto Rico a sobrevivir este catástrofe y reconstruir nuestra hermosa isla. Si fueron afectados por el huracán compartan su historia y sus necesidades con nosotros.

¡INVOLUCRARSE!

¡Puerto Rico necesita su ayuda! Si tiene el tiempo de ser un voluntario, el dinero para donar o puede ayudar a difundir este mensaje, les apreciamos. Estamos aquí para conectar a las personas con recursos con la ayuda de ustedes para llevarlo a cabo. Gracias.

3.5 MILLIONES DE PERSONAS EN PUERTO RICO NECESITAN SU AYUDA

Volver arriba